lunes, 19 de diciembre de 2011

El árbol de la ciencia (I)

En esta primera entrega hablaremos sobre los primeros capítulos de El árbol de la ciencia (ADLC) correspondientes a las dos primeras partes. Dejaremos los temas y líneas más generales para una última entrada. Ahora vamos a centrarnos en algunos detalles sobre la novela. Podéis empezar comentando aspectos como:

- ¿Qué sentimientos transmite Andrés Hurtado en los dos primeros capítulos sobre la sociedad madrileña, los estudiantes y cátedras?
- También puedes comentar la relación que tiene Andrés con su familia, especialmente con su padre. Diferencias y semejanzas autobiográficas en este aspecto.
- Comenta algún detalle humorístico-irónico en alguna descripción de personajes o ambientes.
- Evolución de los pensamientos hacia Lulú.
- ¿Qué visión de la vida de Hurtado-Baroja podemos observar en las dos primeras partes?

Recuerda que no es necesario que contestes a todo, espero un texto en que des tu propia visión de la novela.
¡Ánimo y buena lectura!

18 comentarios:

Queralt Faura Casadellà dijo...

El árbol de la ciencia es un libro que empieza explicando el inicio de la vida universitaria de un chaval llamado Andrés Hurtado. Un hombre ya, que según mi punto de vista, se puede designar como solitario.

Gracias a la voz del narrador en tercera persona, se puede ver como mediante la descripción que este hace de la nueva universidad y del ambiente que se cuece en ella, como los alumnos hacían todavía más de lo que hacen (NO hacen) los de ahora. Los estudiantes comían en las aulas y no se enteraban de nada y los profesores se pensaban que eran gran entendidos en su materia o eran ya de una edad avanzada, muy avanzada. Por poner un ejemplo: el profesor de química deja que los alumnos se rían de él en la clase y lo permite todo. Es así como Andrés describe a los otros alumnos povo centrados.
Por otro lado he captado este sentimiento nacionalista y de sentimiento "cerrado", que en este caso se tiene de España. Cuando se dice en la novela que los españoles creemos ser los mejores y no conocer nada más que España.

Andrés llega a la universidad solo, sin ningún amigo y es allí donde se puede interpretar junto con toda la descripción de sus tareas y sus actividades después de clase (que es cuando normalmente un estudiante se reúne con sus amigos), que Andrés se reúne con Julio y algún amigo más. Julio es un amigo del instituto, un compañero que al principio parece ser opuesto a su forma de ser pero que después aún y estas diferencias acaba siendo su punto de apoyo fuera de la faena en el hospital y de su malestar familiar.

Andrés, es el hijo que menos quiere su padre entre los tres hermanos de su familia. Por lo que se describe de su relación, nunca ha tenido una gran estimación él uno hacia el otro y cuando más intentan arreglar sus diferencias peor se pone el asunto. Andrés ya sabe que su padre lo mira con mal ojo así que él hace su vida y decide él mismo por sus estudios sin comentarle nada a este y si le dice algo no escucha sus respuestas o sugerencias.
El árbol de la ciencia es una novela que nos relata la vida de Andrés Hurtado, una vida que según lo que dice él parece ser muy pesimista y como he dicho anteriormente muy solitaria, y esto también incluye sus sentimientos. Unos sentimientos que primeramente no se pueden apreciar pero que poco a poco van creciendo dentro del grande corazón de Andrés Hurtado. Julio, el amigo del instituto más tarde de la universidad y ahora también amigo, le presenta a Andrés la hermana de la chica con la que esta tonteando. Cuando Andrés conoce a Lulú la ve solo como una amiga pero poco a poco, según mi interpretación, Andrés seguro que irá desarrollando este sentimiento que tiene escondido hacia Lulú, una chica tan normal y hermana de la cual Julio se quiere aprovechar.

Víctor Grau dijo...

Andrés Hurtado es el protagonista de esta obra, narrada en tercera persona.
A lo largo de la primera parte de la novela, se nos describe la perspectiva que tiene Andrés respecto la sociedad de la época, respecto los estudiantes y catedráticos que se encuentra durante sus primeros años en la universidad.

En general, Andrés tiene una visión negativa de lo que le rodea, cosa que le hace ser solitario y poco sociable la mayoría de las veces. Describe a la sociedad madrileña como una sociedad cerrada al exterior, con un sentimiento nacionalista muy presente. Referente a los estudiantes y a los catedráticos, Andrés es bastante crítico con ellos. Su compañero y amigo Julio, con el que pasa la mayor parte del tiempo, es uno de los pocos que le parece centrado al protagonista, aunque también recibe en algún momento esas críticas por parte de su amigo. Hurtado ve a la mayoría de estudiantes poco centrados y poco serios, sobretodo en una de las clases.
Describe brevemente al catedrático de la clase de Química. Es un catedrático demasiado liberal des del punto de vista de Andrés. En sus clases se dedica a explicar cosas que para Hurtado son chorradas para que los estudiantes le ovacionen, mientras se ríen de él y hacen todo tipo de tonterías sin que el catedrático haga nada por impedirlo. Ya en la descripción de éste, Baroja utiliza detalles ligeramente irónicos para demostrarnos cual era su aspecto.

El protagonista de la obra, desde mi punto de vista, tiene un carácter pesimista y es una persona reservada en algunos aspectos. Siempre se fija antes en las cosas o en los aspectos malos de las personas que conoce, en lo negativo de lo que hace o de lo que pueda pasar. También se caracteriza por ser solitario, que muchas veces viene precedido de que piensa mal de las personas que acaba de conocer y no cambia de opinión hasta que lleva un tiempo relacionándose con ellas.
La relación que tiene con los miembros de su familia también nos demuestra su manera de pensar y de ser. Su madre murió hacía ya un tiempo y él no soporta a su padre y viceversa. Tiene dos hermanos y una hermana, la cual se ocupa de las tareas de la casa y de mantener a la familia. Andrés no tiene una relación especial con ninguno de ellos, cosa que nos muestra su forma de ser, aunque le tiene un cariño diferente a su hermana respecto de los demás.

Como pasa con la mayoría de la gente que el protagonista conoce en esta parte de la novela, al principio piensa que Lulú es una persona rara y, además, dice que es una chica fea y que la ve como una amiga. Pero a lo largo de la narración, Andrés conoce cada vez más a Lulú y llega a enfrentarse a un vecino para defender a la familia de la chica. Esto hace que Andrés vaya cambiando su manera de ver a Lulú, sacando poco a poco aspectos positivos de su nueva amiga.

En esta parte se puede observar una visión triste de la vida al principio, con el inicio de su carrera universitaria no tan bien como se la esperaba, pensando siempre de manera negativa. Mientras va pasando el tiempo, su manera de pensar y de mirar a su alrededor va cambiando hacia mejor, de tal manera que pasa a una visión más positiva de las cosas.

Alba Tous dijo...

El árbol de la ciencia es un libro cuyo autor es Pío Caro Baroja, escritor de la generación del 98. Como tal, en sus novelas, muchas veces utilizando la ironía, se percibe una visión preocupante de España, se percibe la necesidad de reformas, la pobreza de su sociedad, la compara con otros países y se muestra su retraso tanto económico, como en la educación…Concretamente en el árbol de la ciencia, mediante la vida cuotidiana y los pensamientos de Andrés Hurtado (un personaje íntimamente ligado con el mismo autor) nos muestra sobre todo la educación y la clase obrera española de entonces.

Andrés Hurtado es un estudiante de medicina, en la novela está caracterizada las clases donde asiste, criticando así la educación española: en ellas los estudiantes no tienen respeto alguno hacia el catedrático; comen dentro del aula, el profesor no transmite interés por la materia y no es apto para darla; por ejemplo, el profesor José de Letamendi, quién tenía una particular percepción sobre las matemáticas aplicadas en la biología, gracias a la cual quería ser juzgado por un genio incomprendido, ya que en Europa “no eran capaces” de entender su visión (se comparan irónicamente ambas educaciones, dejando la española en evidencia).

Por otro lado, Andrés nos da detalles sobre el barrio madrileño donde vive. Prácticamente todos sus vecinos son gente de la clase obrera (con bajísimo nivel económico) que se pasan el día trabajando. En ella se caracteriza el papel de la mujer, quien está infravalorada, por ejemplo el caso de Niní, a quien le es de “máxima necesidad” la búsqueda de un buen marido que la pueda sostener, dando por entendido que ella no se vale por sí sola. Además Andrés nos transmite las dos ideologías políticas principales que existían en esa época: el republicanismo, esa necesidad de cambio, de revolución, defendido por Andrés y el conservadorismo, apoyado por su padre. Este choque de ideologías, entre otras muchas cosas, es el motivo por el cual Andrés y su padre se odian. Esta parte de la historia, es una de las pocas en la que Andrés Hurtado y Pío Baroja difieren, dado que el autor mantenía una buena relación con su padre.

Cristina Garcia dijo...

El árbol de la ciencia es un libro de Pío Baroja que explica la vida de Andrés Hurtado dentro de una sociedad mezquina.

En los dos primeros capítulos, Andrés nos adentra en la sociedad de la época. El primer día de carrera, después de muchos años estudiando, casi todos los alumnos están histéricos para empezar las clases, hecho que no dura ni dos semanas. Los estudiantes se comportaban como el profesor dejaba que se comportaran. En clases de química, el profesor era el primer payaso de la clase, y esto daba a pie a aplausos burlescos que dejaban boquiabierto Andrés. Andrés veía que sus compañeros aprovechaban cualquier comentario para burlarse del profesor, que no hacía nada para pararlo, sino que parecía que le gustaba sentirse el centro de atención.

Andrés tenía 4 hermanos, Alejandro (no le caía demasiado bien), Margarita y Pedro (no tenía mucha relación) y Luisito (al que más afecto le tenía). La madre de Andrés estaba muerta, y con su padre, don Pedro tenía una muy mala relación. Pero la relación era recíproca, el padre casi odiaba a Andrés por no hacer lo que él quería, y nunca le mostraba ningún efecto paternal. Andrés se encontraba incompatible con su padre, le parecí un hombre necio, egoísta y petulante. Dentro de la familia no encuentra ningún apoyo moral y se siente solo.

La historia con Lulú empieza gracias a su amigo Julio que los presenta. La primera impresión que se lleva de ella es que es una mujer rara. Gracias a la fiesta celebrada en casa de Lulú, su amistad crece y se va haciendo más fuerte, los dos sienten una fuerte simpatía uno con otro. Ve a Lulú como una mujer sincera, diferente y original. Andrés piensa que nunca podría haber nada entre él y Lulú, pero sin que él se dé cuenta cada vez siente más por ella.

Andrés durante las dos primeras partes es un chico solitario, a parte de sus dos amigos universitarios y Lulú no tiene a nadie más. La familia no es una ayuda para él porque es donde se siente más aislado. Con sus amigos tiene unas diferencias ideológicas políticas y sociales que les hace ver la vida des de puntos muy diferentes, y aquí es donde se ve que Andrés está solo. Cuando conoce a Lulú tiene un apoyo más en su vida ya que es una mujer que lo escucha, y a él le gusta escuchar.

La vida en esa época era buena para los que más tenían y difícil para los más pobres que vivían día a día para mantenerse. La ley del más fuerte, del justo (lo que conviene a los adinerados). Es una sociedad atrasada en la que cada uno mira por sí mismo y muy pocos ayudan a los que lo necesitan.

Jordi Caraltó dijo...

Andrés Hurtado es un chico observador , reservado, solitario y pesimista, en parte por el vacío que deja la muerte de su madre. Expresa su visión negativa de la sociedad Madrileña, que conservaba su espíritu romántico y carecía de transformaciones o cambios.

Tras empezar el primer dia de clases, se encuentra con su excompañero algo antipático, Julio Arcil, acompañado de Montaner, un chaval creído y de muy distintas ideologías que Andrés.
Además, respecto a los estudiantes en general, los clasifica en:
·El estudiante madrileño, que empiezan el curso con los objetivos de pasarselo bien y ligar (Don Juan)
·El estudiante culto, que quieren tener una idea del papel que ejerce su país respecto el mundo.
Por otro lado se fija en los diferentes cátedras, a los cuales algunos les gusta ser aplaudidos por sus alumnos por sus explicaciones o en retirarse del aula, aunque en realidad se ríen de él, y otros, más secos y serios, prohíben estos alborotos en clase.
Aún así, en las aulas hay un ambiente poco serio que me sorprende; nos podemos basar en la actitud de los alumnos, que gastan bromas continuamente a los profesores, fuman, comen , entran y salen de clase cuando quieren.

Hurtado tiene una familia muy numerosa, formada por su padre Pedro y cinco hermanos. Su padre es un hombre egoísta y caprichoso que discute continuamente con Andrés sobretodo de política, ya que Don Pedro insultava a los revolucionarios, mientras que andrés la burgesía. Aunque el protagonista tiene muy buena relación con su hermana Margarita.

Se pueden observar varios detalles humorísticos, como por ejemplo: la actitud de los alumnos y su variedad de bromas hacia los profesores, de las cuales me llaman la atención que gastaban con los cadáveres de practicas.
También encuentro irónico el uso tradicional de las características de Don Juan de Tenorio, que se le atribuyen a los estudiantes madrileños y a Montaner.

El protagonista empieza a relacionarse con Lulú, a quien ve como una amiga, y en ocasiones la defiende de tal forma que, si su visión hacia ella se hace más positiva, pienso que al final del relato se podrían enamorar.

Aunque el inicio de una carrera universitaria de un alumno, bajo mi punto de vista, es algo positivo, que puede ilusionar a una persona, Pío Baroja lo transmite como algo triste y rutinario.

Irene Escamilla dijo...

En el libro de Pío Baroja titulado "El árbol de la ciencia" el protagonista es un joven estudiante de 18 años. Esta obra está narrada en tercera persona utilizando una detallada descripción de todo lo que rodea y siente el protagonista, Andrés Hurtado.
Andrés empieza a estudiar medicina en una universidad de Madrid influenciado por su tio Iturrioz.
Al llegar a la universidad Andrés empieza a experimentar un sensación extraña, ya que nada de lo que estaba viviendo era lo que tenía previsto. El protagonista esperaba encontrarse con una clase en la que los alumnos repetaran al profesor y al inreves, donde se impartieran clases serias y donde poder aprender. Poco a poco Andrés empieza a sentir una gran atracción hacía el mundo de la filosofía y psicología y a dudar de si realmente quiere ser medico, podríamos decir que a Andrés le faltava esa sangre fría delante de la gente enferma y de sus penurias.
Durante el trayecto de estudiante se vuelve a reunir con su antiguo compañero Julio Arazil Y conoce al amigo de este, Montaner. Su relación con ellos dos fue variando, al pricipio no podía soportar a Montaner, tenían demasiadas diferencias ideologicas y eso hacía que Andrés no lo sorportara, hasta que en un verano empezaron a conocerse mejor y compartieron su gran afición por la lectura y Hurtado cambió su opinión sobre él, en cambio con Julio tubo diversos altibajos, obviamente no opinaban igual, Julio era un gran vividor mientras que Andrés diferenciava el mal del bien y por lo tnanto odiava las injusticias que Julio era incapaz de ver.

Por otro lado el protagonista tiene grandes problemas familiares. Vive con su padre, Don pedro y sus quatro hermanos(de mayor a menor) Alejandro, Pedro, Margarita i el pequeño Luisito. Principalmente su malestar en la familia se debe a los conflictos constantes con su padre. Mientras que su padre tiene ideas de la alta burgesia Hurtado es todo lo contrario.
Su apdre también tiene un gran afecto hacia el hermano mayor, Alejandro, que en comparación con Andrés, és un vividor, sin estudios ni trabajo, se pasa el día de bar en bar y con mujeres, pero no soporta a su hijo Andrés que tiene unos estudios y una vida centrada. Por otra parte está Margarita que al ser la una chica de la casa, el ambiente machista de aquella época la obliga a trabajar en casa durante todo el día, después està Pedro, que era abogado però podríamos decir que hacía su vida fuera de la familia, y finalmente Lusisito con quien Andrés tenía más amistad, sobretodo después de caer enfermo de tuberculosis.

En la segudna parte de la obra, nuestro personaje conoce a Lulú a través de su amigo Julio Aracil, el cual tenia una relación con su hermana Niní por mutuo interés.
Lulú no era una chica muy bonita por lo que no le llamó la atención a Hurtado, incluso todo lo contrario. Però a lo largo de la obra Andrés va apreciando cada vez más a Lulú e incluso empieza a verle un cierto encanto. Lulú no es como las demás, no es una ingenua, mira la vida con otros ojos, es inteligente y aunque tiene muy claro lo que quiere, a la vez también se siente sola y triste.

En conclusión, durante estas dos primeras parte del libro, podemos observar una evolución del personaje bastante curiosa. Pasa de tener la cosas claras a dudar de todo, a no ver nada bueno en nada ni en nadie, las influencias filosóficas de la vida hacen que cadavez esté más preocupado sobre que es la vida y si quiere continuar viviéndola. Lo que más afecta a sus puntos de vista són por un lado la enfermedad de su hermano Luisito y su experiencia en hospital, ja que se replantea si realmente quiere ser medico.

Nora Novillas dijo...

“El árbol de la ciencia” es un libro que nos traslada a la vida de un estudiante de medicina residente en Madrid: Andrés Hurtado.
Tal y como Andrés Hurtado comenta, la ciudad de Madrid era una ciudad que no se había renovado, había permanecido inmóvil mientras otras habían puesto en marcha esos procesos de cambio.
La ciudad conservaba un espíritu Romántico y por eso, los estudiantes (sobre todo los provenientes de provincias) llegaban con un espíritu de Don Juan Tenorio, es decir, de divertirse y de perseguir a mujeres.
Y a la vez, los que pretendían formar-se y conseguir una visión clara de su país, no lo conseguían debido a la situación interna del país.
La sociedad en general vivía engañada, estaba bajo efecto de un optimismo absurdo provocado por un sentimiento general: todo lo español era mejor.
Esa falsedad también se encontraba en las cátedras, el inmovilismo se encontraba en todas partes. Así pues, los profesores que ocupaban los mejores puestos estaban ahí por un respeto generado con el tiempo, no por sus méritos.
Y los alumnos, a su vez, aprovechaban para reírse tanto como pudiesen de sus profesores y, algunas clases, en vez de usarse como tal, parecía patio de cualquier colegio.
El protagonista de la novela nos muestra un poco de la sociedad de la época y sobretodo, explica algunas actitudes de los jóvenes estudiantes del momento.
Los estudiantes de medicina como él, se mostraban muy insensibles respecto a la muerte y se comportaban, en las disecciones, como si no se tratase de muertos.
Aquellos que provenían de provincias a parte del espíritu Donjuanesco, hablaban y se comportaban, según los de la ciudad, como auténticos pueblerinos hablando de las actividades que solían hacer anteriormente. Los de la ciudad, despreciaban esos comportamientos y se sentían superiores a ellos.
El padre de Andrés Hurtado, Pedro, también se comportaba en cierta manera así. Era una persona clasista, y sabía escoger perfectamente sus relaciones para sentirse parte de un grupo privilegiado, superior al resto.
Pedro Hurtado era un hombre muy egoísta, aunque a sus hijos les faltase algo, él seguía derrochando el dinero en sus caprichos. Le encantaba mandar de forma muy arbitraria y eso ponía de los nervios a Andrés.
La familia estaba compuesta por 5 y a Pedro no le importaba mostrar sus favoritismos dentro de la casa.
Entre Andrés y Pedro había una profunda incompatibilidad, sus caracteres eran muy contrarios y no había forma de que coincidiesen en opiniones.

Su madre, Fermina Iturrioz, había muerto un tiempo atrás y Pedro la nombraba constantemente, cosa que molestaba mucho a Andrés. Era una mujer religiosa que obligaba a sus hijos a seguir sus creencias.
La muerte de su madre y la mala relación con su padre hicieron que ya desde pequeño se sintiese apartado de la familia.
Eso marcó el carácter y las relaciones familiares de Andrés.
Era un ser solitario, apenas se relacionaba con los miembros de su familia y esta situación aumentó cuando se trasladó de habitación. Ocupó una más apartada del resto para poder concentrarse más en los estudios y estar más tranquilo.

Otra de las personas que aparecen en la obra es Lulú. Su amigo Julio se la presenta y pretende que se aproveche de ella, como él hace con su hermana. Le parece que el comportamiento de su amigo es muy egoísta.
Desde el principio, Andrés dice que es una chica más bien fea y no se siente atraído por ella, pero los dos se empiezan a hacer buenos amigos y la relación empieza a mejorar

Ferran Mola Reverte dijo...

El árbol de la ciencia de Pío Baroja es una obra que tiene como protagonista a un chico universitario llamado Andrés Hurtado que vive en Madrid durante principios del siglo XX. Aunque si tuviéramos que destacar algo sería la forma de ser de Andrés dentro de la historia ya que nos plantea una historia muy filosófica, algunos aspectos propios de Pío Baroja y la falta de alicientes que siente Hurtado para vivir.

Primero de todo, se nos presenta Andrés en el primer capítulo con su llegada a la Universidad de Madrid, donde encuentra a un viejo amigo del instituto llamado Julio Aracil, y a otro amigo de este llamado Montaner. Conforme evolucionan los capítulos vemos como Andrés no se acaba de integrar con la gente, el único que lo podría considerar amigo es a Julio aunque en los primeros capítulos no se muestra nada de afecto hacia él. En cambio Montaner solo comparte con él una opinión o punto de vista que es el que tienen hacia su compañero Julio. Estos dos personajes, son viejos amigos de Pío Baroja i por eso en esta obra los ha nombrado como compañeros del protagonista.

En el ámbito familiar, Andrés no se parece a nadie. Su padre Don Pedro, es un hombre muy egoísta que defendía la burguesía y que tenía unos ideales muy diferentes a los de Andrés, a parte, Andrés siempre se enfadaba mucho con él cuando nombraba a su difunta madre o decía cosas sobre ella no muy correctas. El hermano mayor era una copia al padre y era el favorito junto al pequeño llamado Luis. El mayor se llamaba Alejandro, era un hombre más egoísta y es uno de los que hoy en día les decimos “ni ni”, ni estudia ni trabaja. Alejandro únicamente vivía en casa para dormir después de sus largas fiestas i borracheras por las tabernas. Margarita, tiene aproximadamente unos veinte años, es la encargada de cuidar de la casa y mantener a los suyos en el ámbito familiar y conforme avanza la obra Andrés y ella se avienen más gracias al cuidado de su hermano pequeño Luisito cuando cae enfermo. Pedro es el hermano siguiente. Podríamos decir que sabe vivir bien la vida, ya que como nombra el narrador en la obra: “representaba la indiferencia filosófica y la buena pasta”. Era un buen estudiante que estudiaba para abogado aunque a veces se despreocupaba de la carrera. También lo podríamos considerar un chico bastante mujeriego, ya que cada mes estaba con una chica distinta. Andrés se llevaba bien con su hermano Pedro, y con su hermana Margarita, aunque con esta reñía ocasionalmente, en cambio, con su hermano mayor Alejandro y su padre Andrés sentía un odio y un malestar considerable. Luisito, era el pequeño, tenía unos cuatro o cinco años y carecía de salud.

Andrés Hurtado, conforme avanzan los años de carrera se encuentra con un desagrado hacia lo que está estudiando bastante importante, sobre todo cuando entra en el hospital de San Juan de Dios. Aunque en las clases también vive un panorama fuera de lo normal, un claro ejemplo sería la clase de química. En esta clase los alumnos no paran de hacer tonterías, comer, fumar… ya que el profesor con unos aplausos ya está satisfecho…

Andrés a lo largo de la historia va conociendo a nuevos personajes, como por ejemplo serían Fermín i Sañudo, dos jóvenes con los que empieza a tratar en un café, aunque su interés por ellos se desvanece muy deprisa ya que únicamente hablaban de música clásica.

En la segunda parte, por eso, conoce a dos chicas, Niní i Lulú. Las conoció a partir de su amigo Aracil que tuvo un gran interés por conquistar a Niní. Andrés en cambio, trato más con su hermana Lulú, al principio la considera una chica simple y relativamente fea, pero conforme va avanzando la obra parece que le empieza a gustar más, ahora falta por ver como acaban de congeniar.

Iman El Haddioui dijo...

El árbol de la ciencia tiene como protagonista a Andrés Hurtado que también representa el papel de Pío Baroja en la obra; se podría decir que es como una especie de autobiografía.

La obra es narrada en tercera persona y comienza cuando Andrés inicia la carrera de médico, y en este momento ve la realidad de su sociedad a partir de sus clases y de sus compañeros, de los estudiantes; empieza a plantearse si le agrada o no. En la obra se da a entender que Andrés es un poco reservado, tiene poco contacto con la gente, es bastante pesimista; tras la muerte de su madre, Andrés siente un gran vacío y gran tristeza. Con su padre y su hermano Alejandro tiene una relación de desprecio y odio, tiene mucho cariño a su hermana Margarita y a su hermano Pedro y al pequeño Luisito. Por parte de su padre, la mala relación que tienen hace que no le de mucha importancia a la buena formación de su hijo y este abandono hizo que Andrés terminase aislándose de la familia. Andrés no se deja aconsejar por su padre y ni hace caso de sus sugerencias.

La relación que tiene con Lulú, que conoce gracias a Julio, al principio parece ser poca relación, solo dice que son amigos, pero no sé exactamente el qué, pero te da a pensar que la evolución de su relación y del sentimiento hacía ella crecerá.

Guillem Vallcaneras Montero dijo...

El árbol de la ciencia es una novela publicada por Pío Caro Baroja en 1911 cuya acción se desarrolla entre 1887 y 1898.
El protagonista de la novela es Andrés Hurtado, un chico que vive en la calle Atocha de Madrid. Madrid, una ciudad con espíritu romántico según Andrés Hurtado y, que no se renueva tal y como sucede en otras ciudades. En cuanto a lo que cree Andrés sobre la sociedad madrileña, afirma que la gente, con un aire nacionalista, vive en un optimismo en el que se cree que Madrid y España son lo mejor. No es el caso de Andrés Hurtado, que cree que ese optimismo es absurdo y que lo que es grande en España se hace pequeño en Europa.
Los estudiantes con los que Andrés tiene relación son Julio Aracil y Montaner, los cuales le transmiten antipatía y aversión. En el aula también, los cátedras según dice André Hurtado son unas personas sin pasión hacia su profesión de enseñar sus conocimientos; hasta en alguna situación, en clase de química, la clase se parece más a una granja, hecho por el cual no se molesta el profesor, más interesado en recibir aplausos que otra cosa.
La familia de Andrés consta de 6 miembros; el padre no se lleva bien con Andrés, lo tacha de rebelde y malcriado, discuten por cualquier tontería y el apreció que se tienen es mínimo por no decir inexistente. Parecido es el caso con Alejandro, el hermano mayor, que tiene unos pensamientos y actos semejantes a los de su padre. El siguiente hermano es Pedro, mayor que Andrés, estudia derecho y su relación con el protagonista no es mala, aunque tampoco muy abundante dada la soledad del pequeño. Margarita es la única chica de la familia ya que la madre lleva ya unos años muerta. Se lleva muy bien con Andrés y, su relación con él va ganando en calidad día a día. Margarita hace de madre y cuida de Luisito. Luis es el más pequeño de todos con tan solo cuatro años. Andrés y él se aprecian mutuamente y es entre Andrés y Margarita los que se cuidan de cuidar de Luis cuando enfermiza. En el personaje de Luis se destaca el humor de Baroja cuando nombra las dos ex bailarinas vecinas suyas como “Las del Moñete”. Fuera de la casa pero en la familia destaca el tío Iturrioz, que es médico. Baroja se inspira en este personaje a través de su tío residente en Madrid, Justo Goñi.
La vida de Andrés se puede definir como triste y aislada. Aunque no fuera triste, él lo creería triste dado su pesimismo. Su primera impresión hacia las cosas, situaciones o personas es siempre negativa. Le angustia y molestan actitudes interesadas y egoístas como la de Julio, la actitud pasiva de algunos de sus profesores, su relación con su padre y el comportamiento del doctor del hospital que maltrata a los enfermos; entre otras cosas. Considero a Andrés Hurtado como una persona muy crítica.
En la segunda parte de la novela el hecho más destacable es la relación con la familia de doña Leonarda y sus dos hijas, Niní y Lulú. Se las presenta Julio Aracil, el cual corteja con Niní, por lo tanto Andrés se relaciona con Lulú, su impresión no es buena, como de costumbre, la ve fea y poco interesante. Respecto pasan los días y después de la fiesta en casa de doña Leonarda, Andrés Hurtado ve con otros ojos a Lulú. Hacen paseos con su madre y empieza a habar cierta amistad. En el fin de la segunda parte nos quedamos con la intriga de lo que sucederá entre ellos dos, se podría aventurar a que su amistad llegará a ser considerable seguramente haya algún sentimiento más.

Felices fiestas y una buena entrada de año para todos.

Ricard Parera dijo...

El árbol de la ciencia es un libro escrito por Pío Caro Baroja. Habla sobre Andres Hurtado un adolescente que vive en Espanya en los años de la restauración Borbónica y nos explica que está estudiando medicina.
En la primera parte:

Explica que los compañeros son un poco indisciplinados y parecen que estan allí para calentar la silla en vez de estudiar y encima desconcentran a gente como Andrés que si quiere estudiar. Los profesores son raros pero sobretodos viejos.

En la universidad pasa su rato con Julio su amigo y en casa leiendo novelas aveces, lee tanto que no le hace mucho caso a los estudios y suspendio algunas asignaturas.

Su relación con su familia es... dificil, sobretodo con su padre y su hermano mayor que le hacen la vida un poco dificl, su hermano pequeño piensa que Andres es un modelo a seguir y su hermana es quien cuida de la casa y al niño pequeño.

Va haciendo críticas de la sociedad tanto en la educacion diciendo que esta muy anticuada y sobre la sociedad actual haciendo con ejemplos a su familia y a los estudiantes.

De momento parece un buen libro tiene un poco de humor y esta mínimamente interesante

Anna Mateu Bosch dijo...

Los sentimientos que transmite Andrés Hurtado sobre la sociedad madrileña son sentimientos negativos ya que compara la situación de Madrid respecto a otras ciudades que habían manifestado cambios, mientras que esta permanecía inmóvil. También la compara en cuanto a desarrollo, a nivel europeo y se da cuenta de que mientras Europa evoluciona, España se ha quedado estancada. Y lo que más le llama la atención es que se justifican de manera que los demás países les tienen envidia y que por eso lo de España es menor que lo de los demás para ellos y viceversa.
En cuanto a los estudiantes, dice que los que provienen sobre todo de provincia ven la universidad y la estancia en Madrid como un cambio en sus vidas y para divertirse, desmadrarse un poco, perseguir a las mujeres… También durante la novela, en mi opinión, hace una descripción de estos en que los define como personas inmaduras, que no saben comportarse y que solo saben decir un disparate detrás de otro, sobre todo cuando habla de sus compañeros de la clase de química.
Cuando habla de las cátedras, hace una crítica de la situación de esa época en España, ya que habla de que los profesores todos son bastante viejos y que han adquirido y mantienen la plaza por su nombre y porque a lo mejor en tiempos pasados habían hecho alguna que otra cosa importante. Pero que en realidad muchos de ellos lo que dicen no tiene sentido o se contradice a otros fundamentos o les gusta hacerse los importantes delante de los alumnos. En España se ha establecido una falacia de autoridad, es decir, que como lo ha dicho ese profesor que está en esa universidad lo que dice es una gran verdad.
Andrés siente verdadera aversión por su padre y por su hermano mayor Alejandro, porque los encuentra egoístas. Pero sobretodo lo que no le gusta del padre es que la da mucha importancia a la situación social y venera a la aristocracia. Esta diferencia de ideales es lo que lleva en esta primera y segunda parte, a padre e hijo, a mantener algunas discusiones. Otra de las cosas que no le gustan de su hermano Alejandro es que es un inútil, ya que ni estudia ni trabaja y lo único que hace es emborracharse.
Su madre está muerta y Andrés la define como una mujer que se acostumbro a que la vida es padecer, y así la vivió. Pedro para él es indiferente pero el hermano siente gran devoción por él. Margarita y Luisito son los hermanos con los que se lleva mejor, sobre todo con Luisito que está enfermo. Y con Margarita estrecha lazos cuando el hermano padece unas fiebres y Andrés ve como ella está pendiente del hermano día y noche y entonces pasa a sentir un respeto mayor y a tenerla en más consideración.
En este caso la situación familiar de Andrés no es comparable a la de Pío Baroja ya que el mantenía una relación buena con su padre y con el resto de sus hermanos. En cuanto a un hermano enfermo tanto Pío como Andrés lo poseen, pero en el caso de pío es su hermano mayor, Darío.
Cuando ve a Lulú por primera vez se fija en su aspecto y la describe como una muchacha poco agraciada y también observa que no es una muchacha como las demás que coquetea y es femenina, sino que es una mujer con carácter que dice lo que piensa y que odia las injusticias sociales. Al principio a Andrés esto lo ve como algo negativo para ella pero a medida que avanza la novela cada vez le gusta más pasar tiempo con ella y su modo en que ve el mundo aunque no está de acuerdo en todo lo que ella piensa. Y pasa de ver su aspecto exterior a adentrarse cada vez más en la parte interior del personaje a medida que la va conociendo más, se fija, en mayor parte, en su manera de ser.

Anna Mateu Bosch 2 dijo...

Podemos observar una visión pesimista de la vida y por lo que aparenta el personaje sin un rumbo fijo ni con objetivos en la vida. Hace una crítica severa de la situación social de la época de España, sobretodo se queja de su poco desarrollo en comparación con Europa y de la aún existente diferencia social entre las clases bajas y la aristocracia. Y en esto se queja de las grandes injusticias sociales. Lo que sí que se puede apreciar bien durante el transcurso de la novela es la filosofía y la moralidad del personaje ya que sus ideales y la manera de pensar y ver la vida quedan reflejados en las diferentes situaciones en que se encuentra el personaje. Como el caso de la Venancia o el de Lamela.

Alba Expósito dijo...

El “Árbol de la ciencia” es una novela escrita por Pío Baroja, miembro fiel de la generación del 98 con una mentalidad y convicciones firmes. Estas las plasma en el protagonista de la obra, Andrés Hurtado, un hombre solitario intelectualmente hablando ya que es un incomprendido por la gente por la cual es rodeado. En la novela se narra parte de la vida de Hurtado. Comienza en su primer año de universidad donde estudia medicina. Allí se rencuentra con Julio Aracil un antiguo compañero de instituto con quien se juntará a pesar de sus diferencias ideológicas.

Gracias a su mentalidad abierta, avanzada e estudiosa es capaz de hacer un retrato y opinión crítica propia sobre la gente que está a su alrededor de una manera parecida a como lo haría Baroja.

En los primeros capítulos nos hace una crítica sobre los estudiantes con los que comparte aulas en la universidad. Dice que solo han venido a vivir bien lejos de casa y a no estudiar, también expresa que la mayoría solo arman alboroto y se caracterizan por una conducta donjuanesca. Hace una crítica aún más dura a los universitarios provenientes de provincias a quienes agudiza las anteriores peculiaridades. Después de los estudiantes los criticados son los catedráticos, es decir, los profesores. Hurtado los califica de anticuados, mediocres y bobos. Por ejemplo el profesor de Química se comporta de una manera estúpida delante de los alumnos, les consiente que le hagan burla y además parece no disgustarle; otro ejemplo es José de Letamendi, un profesor muy bien considerado en el ámbito estudiantil. Hurtado cree que es un gran pensador hasta que después de una discusión con un compañero y leer su libro descubre que es un mediocre y que no profundiza sobre lo que habla. Finalmente analiza la sociedad madrileña que la califica de inmóvil, tradicionalista y muy orgullosa de sí misma, también lo hace con la sociedad española en general que la califica de creída, es decir, que los españoles creen que España es la mejor, pero en realidad es uno de los países europeos mas atrasados.

Como este tipo de gente es su padre Don Pedro un hombre autoritario, déspota, muy clasista y viudo. También era bastante parecido su hermano mayor Alejandro muy parecido al padre. A causa de la diferencia en la mentalidad se llevaban horriblemente, se puede llegar a decir que se odiaban viviendo en la misma casa. Por eso, Andrés decidió mudarse de habitación a la buhardilla. El siguiente de los hermanos es Pedro, un estudiante de derecho muy vividor, de características similares a la de los compañeros de facultad de Andrés con quien este no se lleva más o menos bien; igual que con Margarita, la única hermana, que desde que murió su madre se cuida de todos y de la casa a pesar de sus recién cumplidos veinte años. El menor de todos es Luis o Luisito, que al comienzo de la novela tiene tan solo cinco años, a quien Andrés tiene un cariño especial. Así lo demuestra cuando enferma con fiebres altísimas y está constantemente cuidando de él.

Otro personaje destacado para Andrés es el introducido en la obra por Julio, Lulú, cuya hermana se entiende con Aracil. Julio les presenta durante una fiesta de Carnaval. Primero, Hurtado, piensa que es un poco ruda y más bien fea, pero poco a poco se va convirtiendo en indispensable para Andrés ya que la encuentra interesante y distinta a las demás mujeres.

La segunda parte de la obra termina escépticamente, ya que Andrés Hurtado empieza a dudar sobre con que rumbo afrontar su futuro.

Judit Costa Sánchez dijo...

El árbol de la ciencia es una novela escrita por Pío Caro Baroja, un autor de la generación de 98 en que refleja la necesidad de cambio de la sociedad española de la época. Refleja la desigualdad del hombre y la mujer, la cual no está valorada. También la sociedad de clase obrera, una clase muy baja con la que, a duras penas, están valorados y pueden vivir con el mísero sueldo que ganan. Refleja una sociedad mezquina.
Tal y como los autores del 98 en que reflejaban el malestar general de la época, Andrés Hurtado, el protagonista de la obra, define la sociedad madrileña. Él empieza a cursar sus estudios de medicina y los alumnos de la universidad no tienen mucho interés por la materia, o, por lo menos, eso parece. En las clases no hay orden alguno incluso algunos profesores permiten que los alumnos coman y beban en clase, se rían de ellos… La sociedad de aquella época estaba igual. No tenía orden alguno, había gente muy muy pobre que vivían en la miseria y apenas podían vivir y gente que tenia de todo y más. Andrés Hurtado esta faceta de la sociedad española no le parece nada bien y por eso la crítica igual que Pío Baroja.
El personaje de Andrés Hurtado sufre una evolución durante las dos primeras partes. Él es huérfano de madre y vive con su padre y sus cuatro hermanos. Su padre es un hombre egoísta que solo piensa en él y tiene preferencia por unos hermanos más que por otros. Don pedro, que es el padre, odia a Andrés. No coinciden en nada, ni físicamente, ni en la manera de ser… El padre es un conservador el cual defiende la alta burguesía, los curas el ejército… Andrés, en cambio, un revolucionario. Sus hermanos son Alejandro, que es igual de mezquino, inútil y egoísta que su padre, Margarita, la mujer de la casa la cual a raíz de la enfermedad del hermano pequeño empiezan a tener más cariño y afecto mutuo, Pedro, un estudiante abogado de buena pasta que no tiene mucha importancia durante estas primeras partes, i Luisito, el pequeño de la familia a quien todos quieren y que posee muy poca salud.
Aunque esta obra es autobiográfica de la vida del autor, él con su padre mantenía buena relación a diferencia del protagonista de la obra.
Cuando Andrés conoce a Lulú la ve como una mujer graciosa pero muy poco favorecida y cree que nunca podría fijarse en ella. Poco a poca cuando la va conociendo se da cuenta de que es muy buena chica y que tiene muchas virtudes. No se “corta” a la hora de decir las cosas, es atrevida, trabajadora, lista… y a Andrés le da curiosidad de conocerla ya que cuando está con ella le gusta que le explique cosas y pasar el rato con ella. Lulú sabe bien porqué su amigo Aracil está con su hermana Niní y a ella no le parece nada bien. Lulú acepta y explica a Andrés que ningún chico se fijará en ella y si lo hiciera y la quisiera ella, sin ninguna duda, se iría con él. Este aspecto impacta bastante a Andrés y ella le explica que con la vida tan dura y miserable que lleva preferiría, ni que fuera, estar un tiempo bien y a gusto con alguien que la quisiera.
La visión de la vida del personaje va evolucionando poco a poco ya que al principio no tiene nada que hacer, no conoce a nadie y no tiene propósito a alguno. No se lleva nada bien con su familia, estudia una carrera que no le apasiona… Pero poco a poco empieza a llevarse bien con Margarita, se hace más amigo de Aracil, conoce a las Minglanillas (Leonarda, Niní y Lulú). El hecho que conozca gente hace que vea más sentido a la vida, que quiera conocer gente y hacer cosas.
Estas dos primeras partes de la obra son importantes para ver la sociedad española del 98, los pensamientos de aquella gente, las cosas que pasaban. A mí, personalmente me ha impactado las relaciones que habían entre los hombres y las mujeres. Las mujeres estaban muy poco valoradas pero por otra banda, tenían muchas relaciones con otros hombres cosa que parece muy “moderno” para aquella época y aquella sociedad.

Clara Vila dijo...

Andrés Hurtado es un muchacho madrileño, que acaba de empezar su carrera de medicina. No se observan grandes amistades al largo de las dos primeras partes, pero sí que hace algún que otro amigo, como Julio Aracil, Montaner, etc.
Para Andrés, la sociedad en la que vive la describe como negativa, sucia, ruin, atrasada… Esto se puede observar durante las descripciones que hace de sus compañeros de clase ya que los ve como niños inmaduros que van a clase para divertirse, burlarse y desmadrarse. Aún así, no solo critica a los compañeros, también desprecia a las cátedras, a quienes considera profesores que conservan su puesto por su nombre o por su antigüedad, pero que no se valen por si mismos para enseñar, que les gusta que los alumnos les aplaudan.
La relación familia-Andrés es un tanto especial. Me recuerda a otras relaciones de familia de la misma época leídas en otros libros del estilo. Nunca son relaciones buenas o más que nada, idílicas. Andrés y su padre no se pueden ni ver, tienen absoluta discrepancia en todos los temas, tienen ideales muy distintos, republicanos y aristócratas, etc. La madre murió, pero la describe como alguien que se tomaba la vida como esta se la proponía. Con su hermano mayor tampoco hay mucha amistad, Hurtado considera a Alejandro como un borracho que no estudia, no trabaja, y no se sabe valer por sí mismo. El pequeño, Luisito y la hermana mayor, Margarita son los únicos con quien Andrés tiene un poco mas de relación, sobre todo después de la gran enfermedad del pequeño, que hizo estrechar la relación con la hermana.
Lulú, es un personaje que aparece en la segunda parte. Julio presenta a Andrés a las Minglanillas, o así es como él llama a las dos chicas hijas de una viuda pensionista. Una se llama Niní con quien Aracil está arreglado y este le propone a Hurtado que se entienda con la pequeña, Lulú. Al principio, para Andrés, Lulú era una chica graciosa pero no bonita. Le faltaba el atractivo principal de una muchacha. Estaba marchita del trabajo y por la miseria. Pero a medida que transcurre la historia, los paseos, el carnaval, las charlas, Andrés va cogiendo cariño a esa muchacha con tanta picardía e ingenio, y la amistad va creciendo día a día.
A parte de todos los aspectos comentados anteriormente, Andrés o más bien Pío, nos va dejando alguna información de su visión de la vida. Se queja de las grandes injusticias sociales y le gusta observar la vida de la gente. Ve la ciencia como un instrumento necesario para entender el mundo. Se empiezan a observar charlas filosóficas con su tío Iturrioz en el último capítulo de la segunda parte que más adelante irán aumentando.

Marta Tort dijo...

El árbol de la ciencia es una novela en que su autor, Pío Baroja pretende, principalmente, narrarnos y describirnos la sociedad de la época en España y en concreto, la visión que se tiene de España desde Madrid en forma de crítica i en ocasiones ironías.
Pío Baroja, consigue eso mediante el personaje principal, Andrés Hurtado que es quien nos traslada su visión y pensamientos en todo momento. Se dice que entre el personaje principal y el autor de la obra hay numerosas similitudes que podrían convertir “El árbol de la ciencia” en una novela en ocasiones autobiográfica.
Andrés Hurtado es un chico que acaba sus estudios de bachillerato y decide empezar la carrera de Medicina en la universidad; allí es donde más vemos la clara imagen de como era España; en esta universidad cada cual hace lo que le viene en gana. En uno de los primeros capítulos, se nos narra detalladamente una clase de química donde hay un profesor a quien todo el mundo toma el pelo pero que se cree el mejor y hace lo posible para que todos sus estudiantes estén constantemente aplaudiéndole.
Pío Baroja utiliza una expresión muy clara para demostrar su punto de vista al decir que en España siempre se ha tenido un especial afición a guardar y seguir “usando” cosas estúpidas ya que la sociedad, en aquella época no había evolucionado por culpa de su mentalidad cerrada en que creían que todo lo Español era lo mejor.
Para describir el ambiente de desorden y caos de las aulas, el autor también recurre a la Animalización que es un recurso muy acertado teniendo en cuenta el comportamiento de los Universitarios que más que a aprender parece que hayan ido a pasar el rato, divertirse y conocer chicas.
Por otro lado, lo que más información nos proporciona sobre el carácter de Andrés es la relación con sus amigos; tiene mayoritariamente dos: Julio Aracil y Montaner y ninguno de los dos parece tener afinidad con él y, por tanto, caerle bien por lo que no suele quedar con ellos después de clase y prefiere, sin dudarlo, una tarde de lectura en su habitación a compartir momentos con ellos.
Después de esto, también conocemos la relación de Andrés con su familia, la familia Hurtado; su madre falleció y eso fue un golpe muy duro para el protagonista ya que era el que más le quería y con quien más afinidad tenía. El padre es un hombre déspota y muy conservador, llevado por el dinero y las apariencias con quien Andrés no comparte nada de ideas y prefiere alejarse de él, así pues su relación es casi nula.
Después de ellos; Andrés tiene cinco hermanos muy diferentes entre ellos: Alejandro es el mayor y es muy parecido a su padre; Margarita la mujer de la casa es muy madura aunque manipuladora y sabe lo que quiere por eso es quien lleva la casa desde la pérdida de la madre; Pedro es mayor a Andrés en edad pero también siente una gran admiración por él, su relación es bastante buena. Y para acabar, el hermano menor es Luisito, uno de los que más quiere el protagonista pero sufre de muy mala salud y está constantemente enfermo.
Para finalizar, un personaje muy importante en el desarrollo de la obra es Lulú, hermana de la novia de Aracil (Niní) a quien Andrés conoció gracias a su amigo y empezaron a hablar después de una fiesta dada en casa de otro amigo: Casares.
Lulú, al principio es vista por Hurtado como una chica rara, y fea con quien él solo querría tener una amistad pero a lo largo del transcurso de la historia y hablan regularmente acabaran por “enamorarse” y decidirán casarse; eso a Andrés le hace sospechar porque no entiende la felicidad en su vida ya que su carácter es pesimista; esto nos muestra que el protagonista es un claro chico solitario, muy cerrado a hablar y con una visión del mundo muy pesimista y triste.

Edgar dijo...

El árbol de la ciencia es una obra literaria escrita por Pío Baroja en el cual externamente nos pretende mostrar la situación social y económica española que vivían las familias obreras.
La historia, usando la narración en tercera persona, narra la vida de Andrés Hurtado, un estudiante de dieciocho años de edad que estudia segundo de bachillerato en el instituto San Isidro de Madrid.

La novela reluce la denigrante vida que sostiene Andrés a causa de la suma de factores negativos que son su atroz familia, segmentada y desequilibrada a causa de su fallecida madre y su egoísta y despreocupado padre junto con el resto de su familia que son sus hermanos; Alejandro, el cuál mantenia un carácter parecido al padre o incluso peor, por lo que tampoco se llevaba muy bien con Andrés. Su otro hermano era Pedro (tiene el mismo nombre que el padre de Andrés)y su relación con Andrés era un poco sosa y aspiraba a ser abogado. El tercer hermano era Luisito, el cuál relucía su mal estado físico sin embargo su hermano Andrés le quería mucho. Y la hermana; Margarita, muy severa y a la vez sosa y muy posesiva.

Luego el desequilibrio político que vivía España que dividía familias con los ideales de conservadores o republicanos, el caso más claro en la novela era el de Andrés (republicano) y su padre Pedro (conservador) que era una de las causas de su mala relación.

Apesar de que Andrés es muy solitario tiene amistad con dos personas de su edad con las cuales tiene poco en común y ideas contrarias pero sin embargo mantienen amistad, estas son Aracil y Montaner.

En la novela destacamos el uso de la descripción detallista y plena de adjetivos el nuevo medio que es el instituto, un instituto que destaca por ser contrario a los ideales de instituto que tiene Andrés. Algunos de los cuales son;
-Una actitud del alumnado de pasotismo y vagancia con los diferentes profesores del instituto.
-Unos profesores que imparten materia pero no orden, por lo cual son abusados por los alumnos más negligentes o alborotadores.
-Actitud de los alumnos chulesca, incluso llegando a fumar o hacer cualquier actividad en horario de materia.